Dimite Maxim Huerta ministro del PSOE

Dimite Maxim Huerta

Primera dimisión del PSOE de Sanchez

INGENERIA FISCAL o  FRAUDE DE LEy

Dimite Màxim Huerta, el Ministro de Cultura y Deportes  por una cuestión fiscal, es oportuno reflexionar sobre determinadas prácticas fiscales que se han venido realizando en nuestro país y que son de una aparente o dudosa legalidad.

 

No juzgamos aquí a Maxim Huerta, por cuánto parece mas bien que se dejó llevar por una práctica que fue muy habitual entre profesionales y artistas: consiste en  acogerse a  un sistema de tributación muy favorable, pero con apariencia de legalidad porque no se  trata de ocultar ingresos en paraísos fiscales, de ahí su apariencia legal, si no que se opta por tributar lo menos posible mediante un sistema que nosotros llamamos de “ingeniería fiscal”, por cuanto supone ingeniárselas para tributar lo menos posible pero sin ocultación de ingresos.

 

sanchez y maxim huerta

 

Ingeniería Fiscal

En éste caso concreto de Maxim Huerta, la “ingeniería” consiste en hacer tributar por el Impuesto de Sociedades, con un tipo impositivo del 25%, en detrimento del Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas que tiene una tarifa progresiva que puede superar el 40%. Así de fácil : se declaran los ingresos personales a través de una sociedad, y de paso se deducen gastos supuestos del domicilio social de la sociedad (Alquiler, IBI, Comunidad, etc.)

 

Se ha dicho, como justificación de su decisión Dimite Maxim Huerta, que Hacienda cambió de criterio sobre éste asunto y de ahí la aplicación de una nueva norma a partir de algún momento y con carácter retroactivo, pero nada de esto es cierto, por cuanto la creencia de que ésta forma de tributar es correcta solo puede ampararse en que se aplicó tanto en determinados sectores que pudo dar lugar a pensar que era normal y aceptada por el fisco. Tanto se repitió la fórmula que la Inspección de Hacienda tuvo que analizar la verdadera naturaleza del hecho imponible, por lo que, al concluir que se desviaban rentas de personas físicas a sociedades creadas ad hoc, tuvo que levantar las Actas de Inspección correspondientes, pero aplicando la normativa en vigor.

 

Una reflexión final: siempre pensé que las operaciones de ingeniería fiscal rozan muy de cerca la figura de fraude de ley.

whatsapp